Wagner, 200 años después de su nacimiento

wagner

.

Biografía

María Carcelén, Andrea Albizuri y Paula Delicado

Richard Wagner (Leipzig 1813-Venecia 1883) fue un compositor, director de orquesta, poeta y teórico alemán. Desde muy temprana edad siente inclinación por la literatura pero al ver que no tenía mucha aceptación entre sus allegados decide complementar esa afición con la música, arte al que dedicará su vida. Su formación prácticamente es autodidacta aprendiendo de las partituras de grandes maestros como Beethoven, Mozart o Weber.

En 1833 su hermano le consiguió un puesto como director del coro de Wurzburgo. Más adelante Wagner vivió en París donde conoció a Franz Liszt, su máximo promotor. Allí se ganaba la vida escribiendo artículos y reorquestando óperas de otros compositores a la vez que iniciaba el proyecto de la ópera Rienzi. El éxito de esta última obra le supuso su nombramiento como maestro de capilla en la corte real de Sajonia en 1843. Wagner durante ese mismo período redactó proyectos de óperas mezclando la historia y la mitología alemanas. En 1853 ofreció conciertos, viajó a Italia, cayó enfermo y se reencontró con Liszt en varias ocasiones. En 1854 desarrolló un nuevo proyecto Tristán und Isolde que marcó el comienzo de un período fundamental en la vida de Wagner. De hecho, esta obra supone la toma de conciencia violenta, neurótica, de los horizontes abiertos al músico por la revelación de su genio.

Tras una serie de conciertos en 1863, el compositor desarrolla una nueva idea, el teatro de los Festivales. Un año más tarde, el rey Luis II, se ocupó de la liquidación de las deudas del músico a cambio de que este compusiera para él. Luis II por su parte decidió edificar en Múnich el teatro con el que soñaba Wagner. Poco a poco se vio envuelto en las rivalidades que rodeaban al rey. Así fue como le hicieron responsable de los delirios del rey por lo que tuvo que exiliarse a Suiza.

En 1871 el compositor decidió establecer un teatro en Bayreuth, concluido en 1874, y es en ese recinto donde cinco años más tarde tendrá lugar el primer festival, consagrado al Ring. Sin embargo, no tuvo el éxito esperado.

Wagner falleció, a la edad de 70 años, un 13 de febrero de 1883, a causa de una crisis cardíaca que le sobrevino en Venecia. Fue trasladado después a Bayreuth, siendo enterrado en el jardín que rodeaba su villa Wahnfried.

Entre los legados que Wagner nos dejó, cabe destacar su visión sobre la música, la música es la expresión directa de la esencia del mundo, que es una voluntad ciega e impulsiva.

Richard Wagner: la obra          

Beatriz Pedregal

Wagner quería crear una ópera auténticamente impregnada del espíritu germánico, en la que se realizara una perfecta fusión entre poesía y música. Para Wagner la música no es autosuficiente, es el lenguaje de los sentimientos. Su concepto de “obra de arte total” se conecta con la idea de revolución que invade su pensamiento musical y filosófico. El drama musical se convierte así en el encuentro de todas las artes.

El drama musical wagneriano trae en su seno doctrinas iniciáticas y ceremonias paganas que forman parte de los misterios de la antigüedad, mitos germanos que encierran en sí mismos enseñanzas religiosas, científicas, artísticas e históricas.

Ópera

El principal legado artístico de Wagner son sus obras operísticas. Wagner escribió sus propios libretos, a los que se refería como «poemas». Además, desarrolló un estilo compositivo en el cual el papel de la orquesta es igual que el de los cantantes. Incluye el uso de leitmotivs, temas musicales que pueden ser interpretados para anunciar a personajes específicos y situaciones dramáticas. En última instancia desarrolló un nuevo concepto de ópera –más a menudo denominado «drama musical»- en el que todos los elementos dramáticos y poéticos musicales se fusionan en la denominada obra de arte total.

Sus óperas se pueden dividir en tres periodos:

Primer periodo (hasta 1842)

En sus inicios, Wagner empezó a componer dos óperas Die Laune dse Verliebteny Die Hocheit,las cuales no fueron acabadas.Las primeras que completó fueron Las hadas y La prohibición de amar. Wagner también trabajó en el singspiel y compuso Rienzi(1842), su primera ópera representada exitosamente.El estilo compositivo de esta obras tempranas era convencional y no mostraba las innovaciones que marcarían el lugar de Wagner en la historia. De hecho, el autor no consideraba estos inmaduros títulos como parte de su obra. El tiempo le daría la razón ya que en raras ocasiones han sido interpretadas estas óperas en los últimos cien años.

Periodo medio (1843-1851)

En esta etapa, el músico alemán comenzó a mostrar la profundidad de sus dotes como dramaturgo y compositor. Comienza este periodo con El holandés errante (1843), Tannhäuser (1845) y Lohengrin (1850). Estas tres óperas reforzaron su reputación entre el público alemán. Sin embargo, el autor comenzó a reconsiderar por completo su concepto de ópera y finalmente decidió que esas óperas no representaban lo que esperaba obtener. En su ensayo Una comunicación a mis amigos, Wagner hizo efectivo el repudio de esas óperas y declaró su intención de avanzar en nuevas direcciones.

Posteriormentese reconcilió con las obras de este periodo, aunque reelaboró tanto El holandés errante como Tannhäuseren varias ocasiones. Hoy en día, continúan representándose regularmente y han sido grabadas con frecuencia. Muestran, en definitiva, un incremento de la maestría de Wagner en el arte escénico, la orquestación y la atmósfera.

Último periodo (1851-1882)

Los últimos dramas de Wagner son considerados sus obras maestras. El anillo del nibelungo, comúnmente denominado el ciclo del anillo, es un conjunto de cuatro óperas basadas libremente en figuras y elementos de la mitología germánica. Los dos primeros componentes de la tetralogía fueronEl oro del Rin (completada en 1869) y La valquiria (finalizada en 1870).

Mientras componía el ciclo del anillo, realizó una pausa entre 1857 y 1864 para componer la trágica historia de amor entre Tristán e Isolda y su única comedia madura, Los maestros cantores de Núremberg, dos obras que también son parte del catálogo operístico habitual.Tristán e Isolda tiene una línea argumental derivada del poema TristanundIsolt de Gottfried von Strassburg. Wagner destacó que «toda su envolvente tragedia me impresionó tan profundamente que quedé convencido de que debía mantenerse en un lugar destacado, independientemente de los detalles menores». Este impacto, junto con el descubrimiento de la filosofía de Schopenhauer en octubre de 1854, llevaron al compositor a un grave estado de ánimo ocasionado por las ideas de Schopenhauer y por su intentode encontrar la expresión del éxtasis.

Se suele situar a Tristán e Isolda en un lugar especial en la historia musical. Se la describe como «cincuenta años adelantada a su época» por su cromatismo, disonancias largamente mantenidas, inusual color y armonía orquestales y el uso de la polifonía. El propio compositor creía que sus teorías dramático-musicales estaban mejor desarrolladas en esta obra con su uso de «el arte de la transición» entre los elementos dramáticos y el equilibrio conseguido entre la línea vocal y coral.

Wagner concibió inicialmente Los maestros cantores de Núremberg en 1845 como una especie de clímax cómico de Tannhäuser. Fue estrenada en Múnich, el 21 de junio de 1868, y su accesibilidad la convirtió en un éxito inmediato. Cabe destacar que debido a sus fuertes matices nacionalistas alemanes, es también considerada por algunos como un ejemplo de las ideas políticas reaccionarias y el antisemitismo del compositor.

Cuando Wagner retomóla escritura de la música del último acto de Sigfrido y de El ocaso de los dioses, su estilo había cambiado nuevamente a uno más «operístico». Esto fue debido a que escribió los libretos de las cuatro óperas del ciclo en orden inverso, por lo que el texto de El ocaso de los dioses era más «tradicional» que el de El oro del Rin.

Las diferencias también se debían al desarrollo de Wagner como compositor durante el periodo en el que compuso Tristán e Isolda, Los maestros cantores y también la versión parisina de Tannhäuser. Desde el tercer acto de Sigfrido en adelante, el ciclo se convierte en cromático, armónicamente más complejo y más desarrollado en el tratamiento de los leitmotivs.

La tetralogía supone quince horas de representación y es la única obra de tal magnitud que se representa con regularidad en los escenarios de todo el mundo.

Su ópera final, Parsifal (1882), fue la única escrita especialmente para su Teatro de Bayreuth y descrita en su partitura como una obra de festival para la consagración del escenario. Tiene una línea argumental sugerida por elementos de la leyenda del Santo Grial. El tratamiento que Wagner le dio al cristianismoen la ópera, su erotismo y su supuesta relación con el nacionalismo alemán y el antisemitismo, han perpetuado la controversia por razones no musicales. Aun así, se considera que representa el continuo desarrollo del estilo del compositor y es reconocida como «una partitura diáfana de una belleza y refinamiento sobrenaturales».

Composiciones no operísticas

Aparte de sus óperas, Wagner compuso un número de piezas musicales relativamente reducido. Entre ellas se incluyen una Sinfonía(compuesta cuando tenía diecinueve años), la Obertura Fausto (la única parte completada de una futura sinfonía sobre el tema), algunas oberturas, piezas corales y para piano.

Su obra no operística representada con mayor asiduidad es Idilio de Sigfrido,una pieza compuesta para orquesta de cámaray escrita para el cumpleaños de su segunda esposa, Cosima. La obra se basa en varios motivos del ciclo del Anillo, aunque no es parte de la tetralogía. Los Wesendonck Lieder, conocidos como Cinco canciones para voz femenina, son también obras habitualmente representadas, para voz y piano, que fueron compuestas mientras Wagner trabajaba en Tristán e Isolda.

Otra de sus obras no operísticas fue La Marcha compuesta para el centenario estadounidense de 1876. Fue encargada por la ciudad de Filadelfia(por recomendación del director Theodore Thomas, que posteriormente se sintió muy decepcionado con el resultado final) para la apertura de la “Exposición del centenario”, por la que el compositor cobró 5000 dólares.

Compuso Das Liebesmahl der Apostel (La fiesta de amor de los apóstoles), una obra para coro masculino y orquesta, compuesta en 1843y representada en raras ocasiones. Wagner, que había sido elegido a principios de año por una asociación cultural en Dresde, recibió el encargo para evocar el tema de Pentecostés. El estrenotuvo lugar en la Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora) en la ciudad de Dresdeel 6 de julio de 1843.

Una vez completadoParsifal, Wagner expresó su intención de volver a escribir sinfonías, aunque no se conservan bocetos de dichas obras, ni se tiene certeza de que los llegara a realizar.Las oberturas y pasajes orquestales de las óperas de los periodos medio y último son interpretados habitualmente como piezas de concierto. Otro pasaje conocido y habitual es la Marcha Nupcial de Lohengrin, a menudo interpretada en ceremonias de boda.

wagner 3

Teatro de Bayreuth

 

 Wagner, el precursor de las bandas sonoras

           Paula Delicado, María Carcelén y Alex Garzón

“Cuando escucho a Wagner durante más de media hora me entran ganas de invadir Polonia”, decía el famoso director de cine Woody Allen en su película Misterioso asesinato en Manhattan. Esta anécdota viene muy bien al caso para hablar de la relación entre Wagner y el cine.

Todos hemos tarareado alguna vez algún fragmento de alguna banda sonora. Es fácil que sea algún tema compuesto por Ennio Morricone, John Williams, Vangelis, Hans Zimmer… Pero poco sospechamos que muchos de los recursos musicales y las técnicas compositivas que han utilizado estos creadores provienen en gran partede Richard Wagner.

La pregunta que cabría hacerse es: ¿Si Wagner hubiera vivido en el siglo XX o XXI, cómo se plantearía la composición musical?, ¿Compondría música para óperas o para películas?

Está claro que en la época en la que vivió era incapaz de imaginar que un nuevo arte iba a emplear su repertorio musical. Su deseo de plasmar sentimientos en sus óperas o dramas musicales inspiró a los directores de nuestros días y del siglo pasado a recrear escenas que han pasado a la historia gracias a su música.

Porque, ¿quién no conoce la Marcha Nupcial? Muchos títulos cinematográficos recurren a esta singular melodía. Películas como Lo que el viento se llevó, Cuatro bodas y un funeral, o incluso La pantera rosa 2 son algunas de tantas otras que la han incluido en su banda sonora.

 Alejándonos del ambiente nupcial, nos adentramos en otro más oscuro, de carácter bélico y desgarrador que muestra al Wagner poderoso como podemos escuchar en el fragmento de La cabalgata de las Valquirias de su ópera La Walkyria. Son muchas las películas que han utilizado este famoso pasaje: El señor de la guerra, El capitán América, Apocalypse Now con la famosa escena de los helicópteros en el ataque de la aldea, o incluso en las películas de Federico Fellini; no en vano, el personaje de la Dolce Vita que encarna Marcello Mastronianni guarda un paralelismo evidente con el personaje Tannhäuser, ambos sienten y sufren prácticamente por lo mismo.

Como curiosidad, cabe destacar El Señor de los Anillos de Tolkien, obra que presenta en su argumento –un anillo maldito que confiere grandes poderes al poseedor- bastantes similitudes con la obra magna del compositor germánico, la tetralogía El anillo de los Nibelungos.

Busto del compositor que se puede encontrar en los jardines del Teatro de Bayreuth

Busto del compositor que se puede encontrar en los jardines del Teatro de Bayreuth

 

Una mirada crítica de y desde Richard Wagner

Elisa Andreu y Juan Antonio Mateu

Wagner, además de ser un gran músico y compositor, es escritor cuyas reflexiones se basan en el arte. Desde esa atalaya intelectual, Wagner tiene una influencia clara en la crítica estética del arte de su época. Al mismo tiempo, otros teóricos y escritores opinan sobre su quehacer artístico. En el siguiente texto aportamos algunos testimonios que nos ofrecerán una visión distinta y novedosa del creador teutón.

Wagner y su concepción sobre La obra de arte del futuro

Empezaremos explicando la concepción de Wagner del arte a partirde su propia visión reflejada en el libro Norma para la obra de arte del futuro traducido por el profesor Joan Batiste Llinares. Reproducimos, a continuación, las ideas más importantes del preámbulo de dicha obra.

“Repensar las relaciones entre música y filosofía es una labor fundamental de la teoría estética, sin embargo y por lo general cuando se aborda la cuestión se tiende meramente a repasar las aportaciones de los grandes pensadores de la historia de la filosofía, entre los que destacan, si nos ceñimos a este problema especifico, las obras de Platón, de Schonpenhauer y de Adorno, por citar solamente solo tres ejemplos de referencia. Ahora bien, llevar a cabo la tarea inversa es también pertinente inecesario: ha habido grandes músicos cuya obra es muy poco comprensible, y sobretodo, fue poco inteligible para sus coetáneos, sino se atiende a sus reflexiones estéticas. En efecto, las más radicales e innovadoras revoluciones artísticas a menudo han requerido la redacción de manifiestos que proporcionaran una guía explicita sobre aquello que los artistas de hecho hacían en las partituras. Esta es la opción que ahora desearíamos subrayar, en parte porque suele estar mas desentendida por los filósofos, y en parte porque quizá sea hora de destaca también, para los propios músicos y profesores de los conservatorios, la inagotable riqueza teórica que en ocasiones contiene las obras de reflexión de algunos compositores.

Quizá no se sabe todavía suficiente, o se es demasiado reacio a admitir, que ese polémico hombre, llamado Richard Wagner (1813-1883), además de ser un reconocido músico y poeta, e imprescindible autor de los textos de sus impresionante dramas musicales – esos sorprendentes logros de extraordinaria simbiosis entre palabras y música -, fue también  no solo un reiterado y un mental autobiógrafo, sino a sí mismo un notable escritor y pensador, un excéntrico ensayista de abundante producción, por no referirnos a los miles de interesantísimas cartas que componen su epistolario en parte todavía inédito.”

Wagner: La obra de arte del futuro

Wagner concibe el arte como resultado de la pulsión de un espíritu comunitario. Lo contrapone al individualismo.La existencia del arte es originaria del ser humano natural, verdadero y no deformado. Considera al pueblo griego y a su arte como modelo inspirador de su propia obra artística. Para el autor de “Parsifal”, la creación artística del pueblo heleno representa el paradigma del arte exento de cualquier influencia anterior y cuando este tipo de manifestación artística se sustrae de las características específicas de su tiempo histórico se convierte en modelo del arte humano universal, o lo que es lo mismo, del arte del futuro.

Opinión de Baudelaire y Nietzsche sobre Wagner

Charles Baudelaire fue un poeta francés del siglo XIX y uno de los principales defensores de Wagner, como señala Teo Sanz,catedrático de literatura francesa de la Universidad de Burgos.

La historia de la relación entre estos dos artistas empieza en 1860, cuando se celebra la primera representación de una ópera de Wagner en París. Dicha representación no fue del agrado en los medios musicales e intelectuales franceses. Baudelaire mostró públicamente su indignación y vergüenza ante dichas críticas. Con el fin de diferenciarse de sus compatriotas en este aspecto, escribió una carta a Wagner, el 17 de febrero de 1860, donde le mostraba su total reconocimiento y adhesión incondicional. Fue tal la admiraciónque Baudelaire sentía por el genio alemán que, un año después de escribirle la carta, publicó un ensayo titulado Richard Wagner y Tannhauser, en la que dejó constancia del respeto y la gran consideración que le merecía su trabajo artístico. La música de Wagner le sorprendía debido a las armonías que para el poeta expresaban lo más profundo del corazón humano. El poeta afirmó en su tiempo que utilizaba la música de Wagner como inspiración para escribir sus obras, además de para reflexionar sobre la relación de todas las artes, núcleo de su teoría poética. Baudelaire afirma que la música auténtica “sugiere ideas análogas en cerebros diferentes”, dando así a entender que el arte wagneriano es universal.

Wagner vs. Nietzsche

En 1878, el filósofo, poeta, músico y filólogo alemán, considerado uno de los pensadores modernos más influyentes del siglo XIX, Friedrich Wilhelm Nietzsche (1844-1900) publicó el libro Humano, demasiado humano. Se lo envió a Wagner, que, mientras lo leía, iba pasando de la indignación a la más extrema cólera, sobretodo cuando llegó a la cuarta parte Del alma de los artistas y escritores. Sin embargo, Wagner no quiso entrar en una confrontación directa con Nietzsche, especialmente porque estimaba que su traición se debía a su mal estado psíquico.

Nietzsche condena no a Wagner, sino a su arte, el cual debe ser sometido al tribunal de la razón para desvelar su interés terrenal, su necesidad física y no metafísica; esto es, su valor fisiológico.La música es, para Nietzsche, “adversaria de la filosofía y que su pensamiento es tanto más filosófico cuanto menos musical es, porque lo que Nietzsche ha filosofado nació en lucha con lo musical y ha sido conquistado en contra de la música”. Aquí música quiere decir pasión, y precisamente sobre ésta dice Nietzsche: “Nada más barato que la pasión. Se puede prescindir de todas las virtudes del contrapunto, se puede no haberlo aprendido, pero siempre se puede hacer pasión.” Y en ese caso resulta igualmente absurdo censurar la música de Wagner, ya sea por su estúpido antisemitismo o por su afectada dramatización.

A Wagner las críticas de Nietzschele exasperanporque las siente como un ataque directo. El músico se revuelve contra el filósofo y este último afirma: “He leído la amarga e infeliz invectiva de Wagner contra mí: me dolió, pero no en el sitio donde Wagner pretendía”.

Nietzsche, sin embargo, acabará afirmando: “Richard Wagner ha sido, con mucho, el hombre más afín a mí […]. Lo demás es silencio”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s