Richard Strauss: 150 años de vida musical

Richard Strauss (1864-1949)

Richard Strauss (1864-1949)

                                                                                                                           Richard Rosell y Marina Comes            

Este año se conmemora el 150 aniversario de Richard Strauss (Múnich, 11 de junio de 1864 – Garmisch-Partenkirchen, 8 de septiembre de 1949), uno de los compositores alemanes más importantes de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Fue compositor y director de orquesta alemán y uno de los orquestadores y polifonistas modernos más excepcionales. Es hijo de Franz Strauss, célebre trompa, y comenzó el estudio de la música a los 4 años. A los 21 años Richard Strauss debutó como director de orquesta, primero en Meiningen y después en Múnich. A lo largo de su vida dirigió las principales orquestas de ópera de Alemania y Austria. Entre 1919 y 1924 trabajó junto con el director austriaco Franz Schalk como director artístico de la Ópera de Viena. Durante el régimen nazi en Alemania desempeñó el cargo de director honorario del departamento de música del Tercer Reich (1933-1935). Strauss permaneció en Alemania durante la II Guerra Mundial. Muere en Garmisch-Partenkirchen, el 8 de septiembre de 1949, dejando un excelente legado musical.

La obra de Strauss puede dividirse en tres periodos:

Las composiciones del primer periodo (1880-1887), raramente interpretadas actualmente, muestran una gran influencia de los maestros clásicos y románticos y son de una gran perfección. Entre ellas pueden citarse la Sonata para violonchelo y piano (1883), Burleske para piano y orquesta (1885) y la fantasía sinfónica Aus Italien (1887).

En su segundo periodo (1887-1904), en el que consiguió una gran maestría en el arte de la orquestación, Strauss creó una serie de obras que figuran en el repertorio habitual. Perfeccionó el poema sinfónico y utilizó el sistema del leitmotiv (uso de temas recurrentes con asociaciones extramusicales específicas) que había sido desarrollado principalmente por el compositor alemán Richard Wagner. También introdujo innovaciones de tipo armónico y de instrumentación, ampliando así las posibilidades expresivas de la orquesta sinfónica moderna. Entre las obras de este periodo se encuentran Don Juan (1888), Macbeth (1890), Muerte y transfiguración (1890), Till Eulenspiegel (1895), Así habló Zaratustra (1896), Don Quijote (1897) y Vida de héroe (1898).

Al tercer periodo (1904-1949) pertenecen sus óperas, consideradas entre las más importantes del siglo XX. A raíz del éxito de la primera, Salomé (1905), Strauss se asoció con el poeta y libretista austriaco Hugo von Hofmannsthal, con el que produjo sus mejores óperas como Elektra (1909), El caballero de la rosa (1911), Ariadna de Naxos (1912, revisada en 1916), La mujer sin sombra (1919), Elena egipcia (1928) yArabella (1933). Cuando falleció Hofmannsthal, Strauss siguió escribiendo óperas con otros libretistas, aunque con menor éxito; entre ellas pueden citarse La mujer silenciosa (1935), Daphne (1938) y Capriccio (1942). Strauss también compuso más de 100 canciones, algunas como Dedicatoria (1882-1883) y Mañana (1893-1894) de calidad excepcional. Otras de sus obras son el ballet Josephslegende (Leyenda de José, 1914), las obras sinfónicas Sinfonía doméstica (1904) y Sinfonía de los Alpes (1915) y Cuatro últimas canciones (1948).

Para recordar su legado se han anunciado más de 350 presentaciones de ópera en varios países y el lanzamiento de una moneda conmemorativa de plata de 10 euros en Europa.

En Dresde, Alemania, durante el año, se ofrecerá una gala por los 150 años de su nacimiento con fragmentos de 10 de sus óperas más significativas. En Garmisch-Partenkirchen, el pueblo donde murió, habrá homenajes especiales.Un festival de cine se celebrará en el Avery Fisher Hall de Nueva York, en el cual se exhibirá el filme 2001: Odisea del espacio, de Stanley Kubrick, mientras la Filarmónica de Nueva York interpretará la partitura de la cinta. Esta presentación incluirá el inicio de la obra de Strauss Así habló Zaratustra.

En el último concierto de Año Nuevo, dirigido por el maestro Daniel Barenboim, aparte de que se conmemoró una inaudita tregua que se dio en la I Guerra Mundial (1914-1918), se recordó la figura de dicho compositor.

Diversas orquestas incluirán obras de Strauss en su repertorio durante la siguiente temporada, en vistas de rendirle un merecido homenaje. Como por ejemplo la Orquesta Sinfónica de Galicia, la Orquesta de Córdoba, la Orquesta de Chicago o la Orquesta de Londres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s