25 años de una ausencia: Ernesto Halffter.

Imagen

Ernesto Halffer trabajando en su estudio.

       Isaac Amador

Ernesto Halffter Escriche (Madrid, 16 de enero de 1905 -Madrid, 5 de julio de 1989) fue un músico español, considerado el único auténtico alumno de Manuel de Falla. A los 15 años compuso su primera obra de consideración, tres obras líricas para piano tituladas conjuntamente Crepúsculos. Esta composición se estrenaría en 1922. Para su Marche joyeuse consiguió que Salvador Dalí dibujara su autorretrato.

El año 1923 conoce a Manuel de Falla, ya entonces totalmente consagrado, y le enseña su música. Gratamente impresionado por Halffter, Falla lo acepta como discípulo. La relación entre maestro y discípulo fue muy intensa, hasta el punto de que en 1924, cuando Halffter contaba sólo con 19 años, Falla le confió la dirección de la Orquesta Bética de Cámara de Sevilla, de la que será director hasta que se disuelva. En 1925 su obra Sinfonietta para orquesta le hace ganar el Premio Nacional de Música de España, galardón que volvería a obtener en 1984.  Después de esta etapa, Halffter viajará a París donde continuará mejorando la técnica compositiva gracias a la influencia de Maurice Ravel.

Es autor de numerosas obras para orquesta, así como para instrumentos solistas. Casado con la pianista portuguesa Alice Câmara Santos, mantuvo una especial curiosidad por la música popular de Portugal, donde residió largos períodos. La más señera prueba de su lusofilia musical es su Rapsodia portuguesa para piano y orquesta, de 1938. Se le llegó a apelar Halffter el portugués en contraste con su hermano Rodolfo Halffter el mexicano. Compuso, además, ballets y numerosas bandas sonoras de películas, así como la llamada Melodía Iberoamericana, utilizada por el Festival Internacional de la OTI como sintonía oficial.

A la muerte de Manuel de Falla en 1946, sus herederos le proponen acabar la cantata escénica que éste había dejado inacabada, la Atlántida, inspirada en el poema de Jacinto Verdaguer, que Halffter estrenará en 1962, y revisará en 1976. El trabajo sobre esta obra mantuvo a Halffter ocupado de forma casi obsesiva, desde 1954 hasta 1960, y, con posterioridad, hubo sucesivas revisiones antes de la versión definitiva y final, en 1976. El resultado ha sido objeto de múltiples controversias y gran polémica, no tanto por la calidad sino por la posibilidad misma de dar finalización a una partitura sumamente fragmentaria y problemática.

Ernesto Halffter junto a Manuel de Falla.

Ernesto Halffter junto a Manuel de Falla.

Ernesto Halffter al piano acompañado por Juan Gisbert y Romero Mejías.

Ernesto Halffter al piano acompañado por Juan Gusbert y Romero Mejías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s