10 años sin Pavarotti

pavaspan

Luciano Pavarotti en un recital, con su habitual pañuelo  

L. Sabariego, R. Andreu, F. Silla y S. Victoria

Pavarotti fue un tenor lírico italiano que nació en Módena el año 1935 y murió en 2007 a los 71 años, tras perder una larga batalla contra el cáncer de páncreas. Su padre, Fernando, también fue un espléndido cantante, aunque nunca se dedicó profesionalmente a la música. Dio sus primeros pasos en el mundo de la lírica como cantante de coro. Realizó estudios de canto en su ciudad natal con Arrigo Pola.

Sus inicios no fueron fáciles. Su debut tuvo lugar el 29 de abril de 1961 en la ciudad italiana de Reggio Emilia con el papel de Rodolfo, de La bohème. En 1963, en el Covent Garden de Londres, sustituyó a Giuseppe di Stefano en dicho papel, interpretación que le valió un gran éxito de crítica y público. Su primera actuación en España tuvo lugar en Barcelona en 1963, con una única representación de La traviata. Con La fille du Régiment de Donizetti consiguió un importante éxito, destacando en su difícil aria de tenor. Desde entonces su carrera fue imparable.

Fue un gran artista de masas, un icono de la cultura occidental, un ídolo pop que dio a conocer el teatro de ópera a los aficionados que nunca antes lo habían frecuentado. Su creciente éxito facilitó que mantuviera contacto con estrellas de otros ámbitos como el rock o el pop, colaboró con cantantes como Eros Ramazotti, Sting, Andrea Boticelli, Michael Jackson, el grupo U2 o Frank Sinatra. Ti adoro fue el primer CD que Luciano Pavarotti dedicó a un repertorio no operístico para el sello Decca que editó todo lo que grabó Pavarotti a lo largo de toda su carrera como cantante de ópera. Formó parte del trío de voces “Los tres tenores”, junto a Plácido Domingo y Josep Carreras, que se popularizó a partir del ya legendario concierto de Los Ángeles (EE.UU.) de 1994 en el que actuaron bajo la batuta de Zubin Metta. Sin embargo, a pesar de su exitosa imagen comercial, no degradó nunca la coherencia de su carrera operística.

Durante los años de éxito de Pavarotti (1935-2007) surgió la leyenda de que este tenor italiano se valía únicamente de su oído para cantar. El cantante aprendió de forma autodidacta los conceptos básicos de su trabajo, aunque nunca fue un experto en ellos, lo que facilitó que surgieran rumores sobre su desconocimiento de la teoría musical y del solfeo. El mismo Luciano Pavarotti confesaba a los 62 años que era incapaz de analizar una partitura y añadía: “Yo no soy músico, no puedo profundizar. No soy como Domingo que dirige orquestas de vez en cuando”. Sin embargo, su viuda Nicoletta Mantovani negó este rumor a finales de 2013. “Luciano sí sabía música, aunque no era un especialista porque nunca estudió en ningún conservatorio. De no haber sabido música no hubiera podido interpretar todas las obras que hizo en su vida. Si bien es cierto que, sobre todo, sabía cantar”.

Además de su carrera como cantante de ópera, Pavaroti dedicó parte de su tiempo a impartir clases magistrales en diversos conservatorios del mundo y además se creó un concurso de canto que lleva su nombre, Luciano Pavarotti International Vocal Competition, cuya primera edición se celebró en 1980.

A pesar del tiempo transcurrido desde su muerte, Pavarotti es insustituible. Este cantante de ópera impresionó a la audiencia por su naturalidad, pero sobre todo por su capacidad para iluminar el escenario con el timbre solar era casi perfecto y la calidez mediterránea de su voz que sobresalía de manera especial en los agudos. Su fraseo musical era cristalino y su sensibilidad tan grande como su instinto. El mundo de la lírica llora su muerte desde hace diez años, pero sus interpretaciones permanecerán para siempre en el recuerdo de los auténticos diletantes de la ópera.

pavarotti24

Luciano Pavarotti de joven

Sus grandes interpretaciones

Nessun dorma

De la ópera Turandot de Puccinique se convirtió en su aria de referencia. Grabó la ópera dos veces, una junto a Joan Sutherland y otra con Montserrat Caballé, aunque pocas veces la interpretó en directo. De hecho, la cantó en su última actuación, en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de invierno de Turín, en 2006.

La Traviata

Fue una ópera insigne del lirismo y de Verdi, en 1979 con la persona que le tendió la mano hacia la fama, la gran dama de la ópera australiana, Joan Sutherland. Coincidiendo con su mejor momento vocal, grabaron ésta y otras óperas juntos, como Lucia di Lammermoor, Turandot, La fille du régiment o las verdianas Il Trovatore y Rigoletto.

La Bohéme

La interpretó por primera vez a Rodolfo de La Bohéme de Giacomo Puccini en el Teatro de Turín en 1896. Un año después de su muerte, la casa de discos Decca, que ya reeditó las obras más célebres del tenor, sacó una versión especial de La Bohême, la histórica ópera que interpretó Pavarotti con Mirella Freni y dirigió Herbert von Karajan con la Filarmónica de Berlín.

L’elisir d’amore

Sin duda, Pavarotti era capaz de expresar toda su sensibilidad cantando el aria Una furtiva Lágrima de la ópera bufa de Donizetti L’elisir d’amore. Fue con esta obra que logró el aplauso más largo de la historia (53 minutos), que solo 23 años después pudo superar Plácido Domingo.

O sole mio

En su célebre ‘Tutto Pavarotti’, incluyó varias de estas canciones. Aunque, sin duda, la más popular de todas es O sole mio, de Giovanni Capurro y Eduardo di Capua, todo un himno de Italia, que también interpretó junto a Plácido Domingo y Josep Carreras en los conciertos de ‘Los tres tenores’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s