Principales compositores para violín de principios del s. XX

Elena Roldán

El violín, es un instrumento de cuerda frotada, que pertenece a la familia de los instrumentos de cuerda clásicos, los cuales derivan de las violas medievales, en especial de la fídula. Por tanto, la historia del violín se remonta a los inicios de la música clásica y por ello podemos encontrar gran diversidad de obras compuestas en diferentes estilos para este instrumento. Nosotros nos ceñiremos, en este texto, al repertorio para violín solista.

violin-stradivarius-1920-3-1024x575

El género musical del concierto para violín y orquesta, nació durante el período del barroco (1600-1750) y alcanzó su máximo esplendor durante el romanticismo con las creaciones de Ludwig van Beethoven, Félix Mendelssohn, Johannes Brahms… Aunque durante el siglo XX, este género musical pasa a segundo plano, al estar en contraposición con las nuevas tendencias experimentales, su favoritismo entre los compositores siguió presente y gracias a ello encontramos creaciones realmente excepcionales. Podemos clasificar las obras del periodo inicial del siglo XX en dos etapas: las comprendidas entre el principio del siglo y la primera Guerra Mundial, y la que va desde el final de esta primera contienda hasta la segunda Guerra Mundial.

Compositores anteriores a la primera Guerra Mundial

En los años anteriores a la primera Guerra Mundial, encontramos obras importantes como las de los siguientes compositores:

Christian Sinding. En 1901 el músico noruego, compuso su Concierto para violín nº 2 en Re mayor. Es quizás el primero del siglo.

Wihelm Röntgen. Un alemán que compuso en 1902 su Concierto para violín nº 1 en La menor. Es un compositor del romanticismo tardío, algo olvidado que tiene en su haber varias sinfonías y otro concierto para violín de 1931.

Jean Sibelius. En la oscura madrugada del siglo XX, tan temprano como en 1903, Jean Sibelius compone su Concierto para violín en Re menor Op. 47, una obra de gran expresión y rica en suculentas armonías dentro del mejor estilo de Richard Strauss. La obra no fue bien aceptada en Finlandia, por su pobre presentación, pero luego la estrenó Strauss en Alemania con mayor éxito.

Jeno Hubay. El violinista y compositor húngaro escribió cuatro conciertos para violín. Su Concierto para violín nº 2 en Mi mayor Op. 90 fue compuesto en 1904. Una obra de tipo romántico y de placentera audición, con elementos folklóricos de su país.

Aleksandr Glazunov. Entre los primeros conciertos del siglo, está el Concierto para violín en La menor Op. 82, cuya popularidad ha ido en aumento últimamente por su frescura y vivacidad. Es una obra bastante ligera y agradable, que sigue el patrón clásico de los tres movimientos.

Max Reger. Músico alemán que compuso un Concierto para violín en La mayor Op. 101, en 1907.

Béla Bartok. Concierto para violín nº 1 Sz. 36, una obra estructurada en dos movimientos. Es una obra de juventud, circunscrita al romanticismo tardío, poco conocida.

Edward Elgar. Un músico inglés que compuso un Concierto para violín en Si menor Op. 61 (año 1910). Un concierto bastante largo, tradicional y elegíaco que, a pesar del tiempo, ha mantenido su popularidad en el repertorio.

Carl Nielsen.Un músico danés que estrenó su Concierto para violín Op. 33 en el año de 1911.

Ernö Dohnanyi. Compositor húngaro que compuso su Concierto para violín nº 1 en Re menor Op. 27 en 1915. Es una obra de unos cuarenta minutos de duración que se inscribe en el romanticismo tardío alemán. Es notable la influencia de Brahms.

Sergei Prokofiev. Compuso su Concierto para violín nº1, Op. 19, una verdadera joya musical, que se encuentra entre los primeros cinco conciertos del siglo.

 Karol Szymanowski. Músico polaco compuso en 1916 su Concierto para violín nº 1. Op. 35.  Es uno de los primeros conciertos modernos por su música atonal y su estructura en un solo movimiento. Es de tipo rapsódico con temas que aparecen y se disuelven de forma bastante libre, semejante a la música de un ballet.

Frederick Delius. Compuso un Concierto para violín en 1919

Compositores posteriores a la primera Guerra Mundial

A partir del período de entreguerras 1918-1938, se empiezan a producir más obras de este tipo. Una época nefasta y turbulenta para la humanidad, sin embargo, aparecieron gran cantidad de obras magistrales en la historia de la música clásica.

Una razón podría ser la situación inestable en toda Europa, donde muchos músicos se ven en la necesidad de emigrar temporalmente a otros países y deben llevar consigo obras de gran valía, dejando de lado especulaciones vanguardistas, y de fácil aceptación por el público, que sirvan de carta de presentación, casos como el de HIndemith, Schoenberg, Stravinsky y Bartok en relación a los cuatro músicos más importantes del siglo XX. Pero también vivieron esta situación muchos músicos más, y que a pesar de ello siguieron componiendo y no se olvidaron de componer conciertos para violín. Compositores como:

Ottorino Respighi. Compositor italiano que compuso tres conciertos para violín, siendo los dos últimos los más conocidos: El Concerto all’antica de 1921. El Concerto Gregoriano en 1925, una obra de gran brillo y atractivo que transmite una sensación de paz por la dulzura de sus melodías.

Hans Pfitzner. En 1923 compuso su Concierto para violín en Si menor Op. 34, una obra de corte romántico.

Kurt Weill. Compositor Alemán que compuso su Concierto para violín y orquesta de vientos, Op. 12 en 1925. (Es el único con este tipo de acompañamiento)

Ernst Krenek. Compuso el Concierto para violín nº 1, Op. 29.

Mario Castelnuovo-Tedesco. Compositor italiano que en 1931 compuso su el Concierto para violín nº 2, Op. 66 “I Profeti “(Los Profetas)

Igor Stravinsky. Entre los mejores conciertos del siglo XX, encontramos su famoso Concierto para Violín en Re de 1931. Un concierto de corte neoclásico que posee todas las características de este estilo: distante, de una sequedad arcaica y algo inexpresivo.

Karol Szymanowski. En 1933 estrenó el Concierto para violín nº 2. Una obra de un solo movimiento de tipo rapsódico.

Sergei Prokofiev. Estrenó en Madrid en diciembre de 1935 su Concierto para violín nº 2, Op. 64 en sol menor, una obra que rinde homenaje al folklore local con sus simpáticos toques de castañuela en el último movimiento.

Alban Berg. Dentro de la corriente del atonalismo se destacan algunos conciertos. Uno de ellos es su Concierto para violín. Una obra atonal de gran belleza y lirismo apasionado.

Arnold Schoenberg. Compuso su único Concierto para violín OP. 36 en 1936.  Es una obra que representa un viraje del compositor hacia las raíces profundas de Brahms en cuanto a la tonalidad, la inclusión de melodías y el respeto a las formas clásicas.

Béla Bartok. El Concierto para violín No. 2 de Bela Bartok, de 1938. Es una las piezas fundamentales de toda la música moderna como un modelo de estilo expresionista: audaz, cautivante y misterioso, con un movimiento final en tiempo allegro y una serie de danzas folklóricas.

Grazyna Bacewicz. Compositora polaca que estrenó en 1938 su Concierto para violín nº1. Quien además compuso seis conciertos, más a lo largo de su carrera.

Nikolai Myaskovsky. En 1938 compuso su Concierto para violín y Orquesta en re menor Op. 44.

William Walton. Un músico inglés que alejándose de las corrientes vanguardistas compuso su Concierto para violín entre 1938-39.

Ernst Bloch. El compositor norteamericano de origen suizo compuso su Concierto para violín en 1938.

Paul Hidemith. Cuando vivía en Suiza, y antes de emigrar a los Estados Unidos, compuso el Concierto para Violín en 1939.

Walter Piston. En 1939, el norteamericano escribió su Concierto para violín nº 1. Después vendría un segundo concierto.

Cristóbal Halffter. Músico notable de la República Española y nacionalizado mexicano en 1940. Estrenó su Concierto para violín y Orquesta, una obra del neoclásico que recuerda a Stravinsky.

Arm Jachaturian. En 1940 compuso un Concierto para violín, una obra de fácil audición, melódico y que sorprende por sus ritmos avasallantes de gran dificultad para el solista. Contiene además temas del folklore armenio que lo hacen especial dentro del repertorio.

Benjamin Britten. Compositor inglés que compuso en 1940 su Concierto para violín. Una obra de gran formato que destaca entre las mejores del siglo XX.

Samuel Barber. Un músico norteamericano que compuso un bello Concierto para violín en 1939 que destaca por la dulzura de sus melodías, su textura aterciopelada y su gracioso encanto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s